La comunidad universitaria de la Andina se suma a la campaña de donación de sangre - Universidad Andina Simón Bolívar
Conoce el campus universitario

Noticias Universidad Andina

La comunidad universitaria de la Andina se suma a la campaña de donación de sangre

17 de junio, 2022

37 pintas se recolectaron en la campaña de donación de sangre que se realizó el 15 de junio en la Universidad Andina Simón Bolívar.

Con ánimo y compromiso, funcionarios, docentes, guardias y personal de limpieza y cafetería se acercaron a la cancha de la Universidad, en donde se había acomodado una carpa para esta finalidad.

María Eugenia Troya, médico ocupacional de la Universidad, explica que la donación de una pinta sangre “puede salvar hasta cuatro vidas. La sangre tiene algunos componentes: glóbulos rojos, el paquete globular, plateas, suero. Eso es lo importante de donar, porque a veces se puede entregar el paquete completo a un paciente que lo necesite, o uno de los componentes”.

Para ser donante debe tenerse entre 18 y 65 años de edad, y gozar de buena salud, explica Mané Larrea, flebotomista del Área de Donación de Sangre de la Cruz Roja. Mientras recibe a quienes llegan, cuenta que en los últimos años ha habido dificultades para recibir donaciones, por las movilizaciones de 2019, la pandemia y el actual paro nacional. Por ello, “agradecemos la oportunidad a la Universidad Andina por la apertura, porque ha sido una campaña bastante receptiva”.

A la espera de ser llamado, Álex Remache, docente del Área de Gestión, cuenta que desde joven tiene la costumbre de donar de forma frecuente. “Es una manifestación de querer hacer algo por alguien que va a necesitar en algún momento”, dice. Una de sus motivaciones ha sido también pensar que en algún momento algún familiar pudiera necesitar. Asimismo, durante un tiempo, formó parte del gremio de la Cruz Roja.

Saudia Levoyer, docente del Área de Comunicación, también es donante frecuente. En su caso, la motivación es contribuir a quienes están en los grupos sanguíneos menos habituales como el suyo. “Yo llevo donando unas tres o cuatro veces. Te sirve primero por responsabilidad contigo mismo, y después responsabilidad con otra gente, especialmente cuando estás en los grupos sanguíneos menos habituales, como es mi caso, que soy A+”.

“Quiero agradecer mucho a las autoridades, al Rector por la apertura, por darnos carta abierta para realizar este tipo de actividades. También el recurso logístico que siempre implica esto: las personas que nos ayudan a colocar la carpa, a vigilancia, nuestro refrigerio. Quiero agradecer mucho a Recursos Humanos también, porque a través de ellos hacemos los contactos”, manifiesta María Eugenia Troya.

Y señala que se planifica hacer periódicamente este tipo de campañas en la Universidad, retomando esta contribución que ha sido habitual en la institución, desde sus inicios.

STR