ENTREVISTA: En España, Danilo Caicedo obtiene doctorado con propuesta de enseñanza del Derecho a través del cómic - Universidad Andina Simón Bolívar
Conoce el campus universitario

Noticias Universidad Andina

ENTREVISTA: En España, Danilo Caicedo obtiene doctorado con propuesta de enseñanza del Derecho a través del cómic

16 de junio, 2022

Danilo Caicedo, docente de la Maestría en Derecho Penal de la Universidad Andina Simón Bolívar, se doctoró recientemente en el Programa de Doctorado en Estudios Avanzados en Derechos Humanos de la Universidad Carlos III de Madrid. Su tesis doctoral es la suma de sus dos pasiones: el cómic y el Derecho. A lo largo de más de 800 páginas, Caicedo desarrolla una metodología de enseñanza del Derecho a través del cómic.

Desde el 2015, ha sido profesor contratado del Área de Derecho, y ya desde entonces ha impreso esta metodología, que ha trabajado año a año, preparando así su investigación doctoral titulada “Educación y derechos: Una propuesta metodológica de enseñanza y aprendizaje desde el cómic”, que mereció la mención cum laude, de la universidad española.

El docente Caicedo también fue estudiante de la Universidad Andina. En 2010, obtuvo su Diploma Superior en Derecho con mención en Derecho Constitucional; y 2013, su título como Magíster en Derecho con mención en Derecho Constitucional, ambos programas del Área de Derecho.

Es profesor de la Maestría en Derecho Penal, y anteriormente dictó clases en la Maestría de Derecho Constitucional y en la Maestría de Derecho Procesal.

A propósito de su trabajo de investigación doctoral, presentamos una entrevista.

 

¿Cómo se juntan el Derecho y el cómic en tu investigación?

Uno de los grandes dramas de la educación y de la educación jurídica, en particular, es que los abogados enseñamos de una única forma, y esta es mediante la clase magistral. La gran mayoría de nosotros solo capacitamos con las normas.

La Andina tiene algo muy bonito que a mí me ha enseñado, y que yo implemento en todas mis clases. Es buscar nuevas formas de enseñar el Derecho. Mi metodología, en particular, es enseñar el Derecho con distintas expresiones artísticas.

Yo he tenido una materia ya varios años en la Andina, que se llama Dimensiones culturales del Derecho Penal, que la comparto con Ramiro Ávila Santamaría. También he dictado la asignatura Miradas estéticas del Derecho en la vida.

En Derechos Humanos, en Derecho Constitucional y en Derecho Penal Internacional también incluí arte. He utilizado múltiples fuentes: literatura, fotografía, documental. Pero uno en el que me especializo es en el cómic o la historieta, y también lo he implementado en estas clases.

Lo que estoy haciendo en mi tesis es una defensa de que debemos buscar nuevas formas de enseñar Derecho. Luego, propongo que debemos enseñar Derecho con Arte, porque es uno de los mejores medios de acercarnos a la sociedad, desde una manera que implemente razón, pero al mismo tiempo, emoción, y que no por ello, deja de ser riguroso.

¿Qué tiene que decirnos el Arte que nos permita adentrarnos en temas que son ya terreno del Derecho?

El Derecho es una ciencia eminentemente social. El Derecho, y especialmente el Derecho Penal, toca las fibras más sensibles de lo que es la humanidad; la libertad, la integridad de las personas; su vida, su dignidad.

El Arte nos puede decir muchas cosas, porque sabe comunicar por cada uno de estos elementos. Enfáticamente, además, nos obliga a ponernos en los zapatos de otro. Nos enseña en la propia piel.

Imagínate lo enormemente valioso para la enseñanza: que, en lugar de solo escuchar conceptos abstractos, tú los vivas.

Claro, desde lo que yo puedo sentir, en carne propia, puedo entender el sentido de una norma.

No es que prescindo de la doctrina pura y dura. Yo mando a leer mucho en doctrina pura y dura, ese conocimiento técnico de los abogados. Pero usualmente acompañado ese conocimiento técnico con arte.

Te pongo un ejemplo. Si es que yo explico lo que es el genocidio, que es uno de los delitos más horribles que pueden ocurrir, que significa que se aniquila a un pueblo entero por razones de su identidad, ya sea por su nacionalidad, ya sea por su religión, como les ocurrió a los judíos.

El Derecho habla de que es una aniquilación general no sistemática de un grupo humano por razones identitarias. Ahora, si es que al mismo tiempo que te explico este concepto, te mando a ver La lista de Schindler, no solamente que vas a entender lo que es el delito, sino que vas a concebir lo importante que es combatir este delito.

Pero, además, también puede comprenderse cuán justa puede estar diseñada una normativa, una ley, o quizás cuán injusta o interpretativa…

Lo entendiste perfectamente. De hecho, yo siempre les digo a mis estudiantes de Dimensiones culturales del Derecho Penal, que en esta materia nos damos el chance de filosofar cómo cambiar el sistema entero, de repensar cómo deberían funcionar las instituciones. o les digo, esta materia no les va a servir para ganar el caso diario, pero sin duda les va a servir para el momento en el que veamos una injusticia o veamos una norma que no funciona, y pensar en posibilidades de cambio.

O sea, es realmente pensar el sentido del Derecho

Sí, yo lo veo así. El Derecho es social, y nos hemos quedado con un Derecho jurídico.

¿Por qué el cómic puede ser herramienta de enseñanza?

En la literatura hay muchos otros géneros, cómo la ciencia ficción, lo romántico, lo fantástico, lo bélico. Todo lo que haya en literatura, hay en el cómic. Todo lo que hay en géneros de cine, partiendo por el drama, hay en el cómic.

La gran mayoría de gente, cuando yo hablo de cómic o historieta, piensa que solamente estoy hablando de superhéroes.

Danilo-Caicedo-doctorado-Madrid

En realidad, hay drama, suspenso, historias bélicas, historieta autobiográfica; hay historias fantásticas, historias de ciencia ficción. Hay todo lo que te imaginas.

Eso en género. Ahora imagínate, en temáticas. En cómic, hay historias sobre todos los temas que se te ocurren en Derechos Humanos. Hay historias sobre la discriminación por género; hay historias sobre femicidio, genocidio. Hay historias sobre la persecución que han sufrido las personas en España, por Franco, o en Chile, por Pinochet.

Hay historias vivenciales sobre los campos de concentración en Auschwitz. Hay historias sobre el genocidio armenio. Hay historias sobre cómo es vivir en Palestina. Es un mundo riquísimo. Lo que pasa es que la gente no lo conoce.

Además, el cómic tiene una ventaja que no tienen ni la literatura ni el cine. Lo consumes muy rápido; te lo lees muy rápido, porque te está ayudando por dos medios: uno, por la palabra; y otro, por la imagen.

Es por eso que tú haces memoria o recordarás que en los textos con los que tú aprendiste a leer cuando eras niña, tenían estas características: no eran solo palabras, ni eran solo imagen.

Entonces, ¿eso también sería parte de la didáctica de cómo enseñar el Derecho?

Sí, yo pienso en las ventajas. Primero, pienso que el cómic es una manera efectiva de transmitir razón y emoción. Y luego, también pienso en las ventajas prácticas. La ventaja práctica es que es de muy fácil entendimiento, y muy rápido de consumir, de leer, de visionar.

Yo aprendí a leer con cómic. Entonces, es algo a lo que le tengo mucho cariño.

¿Cuál fue el primer cómic que leíste?

Era una revista mexicana llamada Duda, que no era tan buena, pero me facilitó aprender a leer a los cuatro años. Luego me compraron un libro de Mafalda, y me pareció genial. Y ahora lo leo de adulto y lo entiendo en otros niveles.

Y luego me voy a Europa a hacer un máster y me doy cuenta de que existe todo un mundo nuevo de cosas que yo no conocí aquí. Hay librerías especializadas; que no todo se agota en los superhéroes. Que el cómic es tomado como un arte serio en otros contextos, al nivel de cualquier otro arte; que en España hay un Premio Nacional del Cómic; hay dos días nacionales del cómic. En este proceso, yo dije, aquí hay un campo por explorar.

STR

Descubre más

Derecho Penal Derecho Procesal Derecho Constitucional