La Universidad se mantiene en trabajo semipresencial

Noticias Universidad Andina

ENTREVISTA | Con libro sobre Derecho Financiero se rinde homenaje a José Vicente Troya

25 de agosto, 2021

0

El Área de Derecho de la Universidad Andina Simón Bolívar y el Instituto Ecuatoriano de Derecho Tributario publicó recientemente el libro Derecho Financiero y Derecho Tributario. Ensayos en homenaje al profesor José Vicente Troya Jaramillo, volumen II.

Se trata de una publicación editada por Eddy De La Guerra, profesora del Área de Derecho y Directora General Académica de la Universidad, y que contiene artículos de juristas internacionales y nacionales.

Son artículos en los que sus expupilos y colegas analizan y teorizan sobre el Derecho Financiero y Tributario, para rendir homenaje a José Vicente Troya.

A propósito de la publicación de este libro, presentamos una entrevista con su editora, Eddy De La Guerra.

 

Este es el segundo volumen en homenaje a José Vicente Troya Jaramillo. ¿Cómo describe la trascendencia del trabajo de este jurista?

José Vicente Troya Jaramillo pertenece a la generación de tributaristas más importantes del Ecuador. Él y Eduardo Riofrío Villagómez fueron los pioneros de la materia tributaria en nuestro país tomando en cuenta que el Ecuador, a su vez, fue el pionero en el estudio y la investigación, muy especialmente de lo que se llama el derecho material tributario, los principios y el derecho formal tributario; es decir los procedimientos en sede administrativa y el derecho contencioso tributario.

Esto se debe a que el Ecuador fue el pionero en tener un Código Fiscal, y luego el Código Tributario, que es el código en el cual se trabaja todos los elementos fundamentales desde el hecho generador, la obligación tributaria, el procedimiento administrativo tributario y, hasta antes de la vigencia del Código Orgánico General de Procesos, también el proceso contencioso tributario.

Por lo tanto, José Vicente Troya ha sido siempre uno de los pioneros en la materia tributaria. Él ha escrito muchos manuales, tratados e investigaciones muy sólidas sobre estos contenidos, que hacen que a su vez el Ecuador no solamente sea pionero internamente, sino que la materia tributaria ecuatoriana haya sido muy respetada y muy reconocida en Latinoamérica, por el código que teníamos y por las investigaciones a las que dio pauta.

Esta obra intenta continuar un homenaje que se inició con el primer volumen de la misma obra, editado por el Instituto Ecuatoriano de Derecho Tributario con la edición de Gabriel Galán Melo, Marco Albán Zambonino y también Eddy De la Guerra, para seguir demostrando que el pensamiento de José Vicente Troya, más allá de su fallecimiento hace varios años ya, no deja de trascender.

¿Cuáles son los principales aportes de José Vicente Troya Jaramillo en el Derecho Tributario?

José Vicente Troya fue un investigador global y, por lo tanto, el trabajo además de estos ámbitos del Derecho Material Tributario y el Derecho Formal Tributario. También fue uno de los primeros en trabajar un ámbito muy importante que es el Derecho Internacional Tributario, algo que en el Ecuador todavía no se siente con mucha fuerza, pero que él lo hizo bastante bien.

También fue un profesor que estudió Derecho Económico, y eso es muy importante ya que los tributaristas suelen estudiar de manera segmentada y compartimentada la materia. José Vicente trabajó además las finanzas públicas, que es el campo al cual yo me dedico ahora, en parte, por su influencia.

Uno de sus principales aportes fue dentro de sus últimas obras: todo lo relacionado con el gasto público y su configuración como una rama jurídica especializada.

En la presentación, usted menciona que José Vicente Troya Jaramillo llama a investigar la materia tributaria de manera interdisciplinaria. ¿Qué implica?

José Vicente Troya sabía -a pesar de que era abogado- que la parte jurídica no es la única que se debe estudiar cuando se trata de los tributos. Hay una parte que es política; hay una parte que es social; hay una parte que es económica; hay una parte que es contable y de auditoría; e inclusive hay autores que mencionan que hay una parte psicológica relativa al efecto psicológico de los tributos en la sociedad, en los contribuyentes.

José Vicente Troya siempre hizo esa invitación a analizar todo de manera interdisciplinaria, porque consideraba -por la influencia que él tuvo a su vez de las escuelas italianas de pensamiento, una de ellas la de la Universidad de Pavia, Italia- precisamente que si se toma en cuenta solamente la parte jurídica se omite la realidad, porque la realidad social es históricamente cambiante; responde a una comunidad en general con aspiraciones y a posibilidades de desarrollo. Hay un componente político, y la única forma de estudiar de manera completa e integral es haciéndolo de manera interdisciplinaria.

¿Cuál es la influencia del trabajo de José Vicente Troya Jaramillo en otros países?

José Vicente Troya fue un profesor muy reconocido y apreciado en el ámbito internacional, especialmente en Latinoamérica; en España -porque él hizo sus estudios de doctorado en la Universidad de Salamanca-, y también en Italia, donde hizo sus estudios de maestría.

Tan es así que José Vicente Troya es recordado por los principales tributaristas de Latinoamérica. Cada dos años que se reúne el Instituto Latinoamericano de Derecho Tributario, en estos encuentros académicos, de las Jornadas Latinoamericanas siempre se pregunta por la familia de José Vicente. Y cuando estaba con vida, se preguntaba siempre por él, se le mandaba muchos saludos y cariños. Eso se refleja también en que el primer volumen del Derecho Financiero y Derecho Tributario tenga muchos artículos en homenaje, precisamente de sus colegas latinoamericanos.

Un artículo de su autoría abre la segunda parte del libro, con el título “El derecho a la autoimposición: entre la recaudación del ingreso y la necesidad del gaseo público”. ¿Cuál es el principal planteamiento?

La autoimposición es un principio que conocí por primera vez cuando leí un artículo precisamente de José Vicente Troya que, a su vez, está citado en mi artículo. El principal planteamiento de la autoimposición es que los contribuyentes tienen derecho a pagar únicamente aquellos impuestos que han sido aprobados y debidamente tramitados por el legislativo. Por lo tanto, es una manifestación de democracia y de soberanía.

Eso implica que las leyes y tributos que se crean sin haber pasado por estas aprobaciones legislativas plenas -con dos debates con el suficiente tiempo para el conocimiento, para la deliberación, para la socialización- están viciados, porque el contribuyente no ha tenido la oportunidad de aprobarlos o de conocerlos lo suficiente antes de aprobarlos.

Por eso es que la autoimposición no solamente es un principio en el ámbito tributario, sino que es un derecho desde el punto de vista de la teoría de la democracia: aprobar los tributos y pagar los tributos que han sido soberanamente aprobados con todos los procedimientos legislativos.

El libro contiene nueve artículos en homenaje al jurista. ¿Cuáles son las huellas reconocibles de José Vicente Troya Jaramillo en estos textos?

Para contestar esta pregunta, hay que tener en cuenta que cuando José Vicente falleció, el Instituto Ecuatoriano de Derecho Tributario ya organizó el primer volumen – originalmente se trataba de un solo libro-. Esta obra está llena de artículos de grandes juristas internacionales que quisieron participar en el homenaje. Y cuando el libro se terminó, sentí que, si bien es cierto era un libro muy importante porque tenía estos artículos de estos grandes autores internacionales y también ecuatorianos, aún así faltaron artículos de quienes le conocieron en el Ecuador; de quienes fueron sus estudiantes, sus pupilos o colegas internacionales que no alcanzaron a participar en la primera entrega.

Por lo tanto, se organizó el segundo volumen. Dado que sus colegas y sus pupilos en su mayoría departieron con él en la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador, lo apropiado es que sea una coedición entre el Instituto Ecuatoriano de Derecho Tributario y la Universidad Andina Simón Bolívar.

Muchos de ellos son exestudiantes de José Vicente Troya, y algunos actualmente también profesores de la Universidad, como es mi caso, el caso de Gabriel Galán, de Carmen Simone, por ejemplo.

La diferencia entre el primer volumen y el segundo es que el volumen dos está escrito desde, precisamente, la huella que él dejó como profesor en la Universidad Andina.

¿Qué ha significado para usted ser la editora de este libro-homenaje?

En particular, yo le tengo mucho agradecimiento a José Vicente Troya por la oportunidad de trabajar con él. Me conoció como estudiante, primero, en la Maestría de Investigación en Derecho, mención Derecho Tributario. Y cuando termine la fase docente, me dio la oportunidad para una pasantía en el Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina, donde era magistrado y donde también fue presidente.

Entonces él me dio la oportunidad de trabajar con él, de aprender de él, y si hay algo que rescato de su forma de ser es que era muy respetuoso porque, incluso, he llegado a tener criterios jurídicos distintos a los de José Vicente, y él siempre lo respetó.

El primer volumen lo edité junto con Gabriel Galán Melo y Marco Albán Zambonino. El segundo volumen que presentamos ahora estuvo bajo mi edición general. Eso sí, este libro cuenta con artículos que fueron aprobados en primera instancia por el comité editorial del IEDT del que Gabriel y Marco son parte; pero además que cuentan con lecturas y aprobación de pares ciegos. Considero que están escritos y están editados desde la consideración y el respeto tanto al homenajeado como a la diversidad de criterio de los colegas tributaristas. Y, por lo tanto, creo que escribir un libro en homenaje a José Vicente Troya es escribir desde el respeto y la consideración.

Ha sido para mí muy gratificante saber que hay tantas personas que quieren realizarle un homenaje, que todavía leen sus obras, que todavía encuentran en sus pensamientos valor para motivar una sentencia, para argumentar una resolución, para escribir una nueva teoría. Y, por lo tanto, escribir y editar un libro en su homenaje, implica darle continuidad a su trabajo.

STR