Presentación



La Archivística ha evolucionado progresivamente desde los tiempos en que se le consideraba una disciplina eminentemente práctica hasta llegar a la actualidad en que ha adquirido un peso científico relevante. La Archivística se basa de hecho en unos principios esenciales, unas normas ampliamente aceptadas y un cuerpo doctrinal y teórico cada vez más profundo. Hoy en día se le considera una ciencia de carácter interdisciplinario. 

Las universidades y las escuelas politécnicas - públicas y/o privadas – administran, generan, trasmiten conocimientos y son por lo tanto custodios de una documentación rica de información para todo tipo de investigador. Los archivos universitarios, además, tienen como objetivo recoger, conservar, organizar y gestionar la documentación universitaria en cada una de las fases del ciclo vital del documento, estableciendo mecanismos para satisfacer las necesidades de información y documentación para la correcta gestión administrativa y para la investigación educativa. Visto así, los archivos universitarios son imprescindibles para reconstruir la historia de la vida universitaria.

Los archivos universitarios, dada su especificidad, merecen un tratamiento especial. En ellos encontramos fondos documentales de naturaleza muy particular. Tales fondos son el reflejo de las funciones, actividades y trámites que lleva a cabo la institución universitaria, en los campos de la docencia, la investigación y la vinculación con la colectividad, que pueden ser consultados por usuarios internos y externos especializados. 

El entorno universitario se presenta por lo tanto como el marco ideal para pensar, debatir y dar a conocer los nuevos retos que la ciencia archivística plantea para la gestión de sus acervos documentales, así como el espacio ideal para analizar la situación de sus proprio archivos.