La Universidad se mantiene en teletrabajo

Investigaciones Universidad Andina

PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

La novela ecuatoriana del siglo XXI. Nuevos proyectos de escritura: Filiaciones literarias, homoerotismo, cartografías y escritura femenina

Fecha de Inicio:

01/10/2013

Fecha de Fin:

31/03/2014

Financiamiento:

Fondo de Investigaciones Profesores de Planta

Área Académica:

Letras y Estudios Culturales

El presente trabajo estudia un conjunto de novelas ecuatorianas –publicadas en el curso del nuevo siglo–, con el propósito de distinguir sus propuestas estéticas, ejes de reflexión, líneas de continuidad y ruptura con respecto a la tradición precedente, ámbitos temáticos y de ficcionalización.

La primera parte, “Filiaciones y huellas literarias en cuatro novelas contemporáneas”, tiene como objeto de investigación novelas que articulan una suerte de hiperconciencia narrativa, en el esfuerzo por escenificar el diálogo con su propia tradición: El pinar de Segismundo (2008), de Eliécer Cárdenas; Oscurana (2011), de Luis Carlos Mussó; Memorias de Andrés Chiliquinga (2013), de Carlos Arcos; Tatuaje de náufragos (2008), de Jorge Velasco Mackenzie. Las novelas mencionadas se construyen alrededor de una red de relaciones y referencias a otros textos, en donde la literatura misma deviene archivo y fuente de nuevas escrituras.

La segunda parte, “Homoerotismo, duelo y cartografías en cuatro novelas de mujeres”, tiene como horizonte de reflexión un corpus narrativo producido por mujeres: Salvo el calvario (2005), de Lucrecia Maldonado; Ondisplay 2.0 (2009), de María Fernanda Pasaguay; Poso Wells (007), de Gabriela Alemán; Extrañas (2013), de María Paulina Briones.

En el curso de la escritura, me pregunto por el lugar de la violencia en el mundo contemporáneo –en relación a los afectos y al orden del deseo, así como en el espacio de la marginalidad urbana. Guiños intertextuales y una reflexión metaliteraria es otra esfera en común que posibilita la puesta en diálogo de las novelas examinadas. Así mismo, especial relevancia tiene la representación del cuerpo, desde una dimensión política y una perspectiva de género.