Andrea Aguirre Salas


La construcción gubernamental de la delincuencia en Quito 
entre las décadas de 1960 y 1980.

La ponencia indaga en la construcción gubernamental de la delincuencia en Quito a lo largo de las décadas de 1960, 1970 y 1980. Se trató de un periodo en el que, como revela el análisis de la prensa de la época, sucedió una importante transformación en el modo de concebir la delincuencia: desde la noción de prácticas “inmorales” propias de la población de raigambre rural en la ciudad, hacia la idea de actos de violencia “antisocial” característica de individuos criminales. Fue un periodo de modernización e incremento sostenido de la población urbana de raigambre rural, excluida del aparato productivo y de servicios del país, que tejía las redes de la economía informal, principalmente, en el tugurizado centro histórico de la ciudad. En ese contexto, las fuentes judiciales y orales demuestran cómo, mediante la creación del Servicio de Investigación Criminal (SIC) en 1961, agentes policiales, judiciales y penitenciarios cooperaron en la consolidación de un sistema de construcción de la delincuencia como problema público de primer orden, aparentemente constituido por masas de individuos criminales, juzgados penalmente como infractores contra la propiedad. En los hechos, estos sujetos eran capturados en los ambientes urbanos organizados por las dinámicas de la economía popular informal, y sometidos a un tratamiento que hacía de ellos “antisociales” en el plano subjetivo y en la representación mediática.

La primera parte de esta ponencia reflexiona sobre la necesidad de atender, en el análisis de las fuentes, a los puntos de vista de quienes compusieron las redes de sostenimiento y cooperación social de aquellos juzgados como delincuentes, tejidas fundamentalmente por mujeres acompañadas por niños y niñas, para dimensionar el alcance del poder punitivo del Estado sobre una población cercada y sometida a diversas formas de acoso policial como contraventora de la ley debido a su participación en las complejas redes de la economía informal. La segunda parte reconstruye las prácticas punitivas de los agentes de policía en los calabozos de detención temporal, de los agentes de investigación criminal en las calles y en los calabozos del SIC, jueces del crimen en los juzgados y funcionarios penitenciarios en las cárceles, y de la experiencia de aquellos aprehendidos como delincuentes, para explicar su conversión en “antisociales” y en problema de gobierno de primer orden.

Andrea Aguirre Salas
Es Doctora en Historia por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador. Actualmente enseña en la Universidad Central del Ecuador. Es participante fundadora de Mujeres de Frente, un colectivo feminista anti-penitenciario fundado en la cárcel de mujeres de Quito en el año 2004 entre mujeres presas, no presas y excarceladas, dedicadas a la co-investigación y la acción política. También en participante fundadora de la revista feminista quiteña Flor del Guanto que en sus publicaciones recoge debates del movimiento de mujeres del Ecuador y la región. Sus principales investigaciones y publicaciones se han desarrollado en el campo de la historia de las mujeres y en torno al delito y el castigo penal en el Ecuador. Entre otras publicaciones, ha sido autora del libro Vivir en la fractura. El castigo y las resistencias en la cárcel de mujeres de Quito (2010).

Bookmark and Compartir
77