Antecedentes


Uno de los elementos más importantes en la política latinoamericana en los últimos 15 años ha sido el "regreso del estado" como una fuerza importante detrás de transformaciones sociales, políticas y económicas. Este proceso ha significado no sólo un cambio observable en la organización sociopolítica de las sociedades latinoamericanas, sino también transformaciones en la composición del estado en sí mismo. En este sentido, valdría la pena preguntarse si las teorías sobre el Estado contemporáneo y la burocracia están equipadas para comprender el dinamismo de esas evoluciones.  Sostenemos que no. Si bien hay un gran número de estudios sobre el sentido del retorno del Estado  ha significado para América Latina (por ejemplo, Krupa y Nudget, 2015), relativamente se han hecho pocos esfuerzos por desarrollar enfoques teóricos capaces de dar cuenta, de una manera más eficaz, flexible y abarcadora, las maneras en que se han desarrollado formas diferentes del estado y las burocracias, así como de los diferentes complejos de relaciones Estado-sociedad; generalmente lo que uno se encuentra es que el estudio comparativo de las transformaciones mencionadas es reemplazado por el debate ideológico derecha/izquierda, y/o por la investigación sobre la implementación de políticas públicas concretas.

Aún más, argumentamos que ha existido una ausencia relativa de discusiones teóricas acerca de la relación entre los procesos de articulación estatal-burocrática y las transformaciones sociales, políticas y económicas que han ocurrido desde los años noventa en el contexto global. Por ejemplo, ha habido relativamente poco debate acerca de cómo los estados y las burocracias en América Latina se relacionan entre sí en un contexto global caracterizado por la influencia de nuevos actores globales, tales como China.  Preguntas tales como cuáles son las restricciones globales al desarrollo de burocracias eficientes, están todavía en proceso de formulación desde una perspectiva comparativa.  De igual manera, relativamente pocos estudios comparativos han aparecido acerca de cómo esas variaciones pueden entenderse en el contexto económico y político amplio del Sur Global. Las discusiones prevalecientes con frecuencia relacionan las transformaciones en curso en estados latinoamericanos considerados individualmente; esto es, sin consideración de factores globales, tales como la importancia de actores (poderes) globales emergentes.

Al igual que en otras regiones del “mundo en desarrollo”, los estados latinoamericanos han sido una fuerza mayor detrás de esfuerzos exitosos de desarrollo; sin embargo, tanto en el pasado como ahora, los estados latinoamericanos se definen por sus limitaciones, tanto localmente como globalmente. En este aspecto, uno debe preguntarse por ejemplos de intervenciones estatales fallidas cuando, por ejemplo, existen las condiciones domésticas económicas y políticas que favorecerían su éxito (véase Scott, 1998). Sostenemos que para dar cuenta de esas insuficiencias, así como de las particularidades de las diferentes formas estatales y complejos estado-sociedad que encontramos en América Latina, las comunidades académicas de la región deben repensar la cuestión del estado y las burocracias en un contexto global.

El responder a esos y otros déficits demanda de un esfuerzo concertado de comunidades académicas del Sur y el Norte. Creemos que mediante la interconexión de redes internacionales de investigación/reflexión las complejas preguntas que hemos enunciado pueden formularse y abordarse adecuadamente.

Bookmark and Compartir
173