Mecanismos internacionales de protección de derechos humanos



Publicado: 01-02-2019

Por: Ramiro Ávila Santamaría
Área de Derecho
Transcripción: Sofía Tinajero Romero

El profesor Rainer Huhle visitó la Universidad Andina para hablar sobre la protección de los derechos humanos. En este contexto, Ramiro Ávila Santamaría le entrevistó para abordar el tema de las acciones urgentes, y  del Comité de desapariciones forzadas.

¿Podría comentar qué son las acciones urgentes y cómo funcionan?

Previamente, unas palabras sobre el Comité para que se entienda mejor, porque las acciones urgentes que nosotros tenemos son poco comunes entre los otros comités. El Comité contra las desapariciones forzadas es uno de los actualmente 10 comités de tratados de Naciones Unidas. Somos el más joven, y eso también, innovador. Además de las funciones regulares, como revisar informes de Estados, también recibir quejas individuales, peticiones individuales, tenemos la facilidad de recibir información sobre casos recientes, sobre desapariciones en los Estados miembro, por supuesto, no en todo el mundo. Y a partir de eso, comenzamos inmediatamente a actuar, comunicarnos con el Estado respectivo, pedirle que haga todo lo posible para buscar y encontrar a la persona desaparecida. Y así se inicia un diálogo o mejor dicho, un triálogo, porque siempre incluimos en este procedimiento a los familiares o a las personas que han denunciado la desaparición.

Si yo tendría un caso de desaparición forzada, ¿cómo accedo al Comité, qué tengo que hacer?; ¿hay formalidades?, ¿para una acción urgente, tengo que agotar alguna vía interna?

No. Eso es muy importante. No hay agotamiento de vía interna. Eso solo aplica a las peticiones sobre violaciones de la Convención, pero para la acción urgente lo único que se requiere, conforme con la Convención, es una denuncia ante una autoridad competente del país. Puede ser la Policía, la Fiscalía o lo que sea, siempre y cuando esto sea posible. Si no es posible también se puede iniciar la acción urgente. Pero por supuesto, es mejor hacerlo, porque tiene más oportunidades de hacer oír.

¿Es suficiente un correo electrónico, fax?, ¿hay que mandar por correo aéreo, cómo hay que hacer?


No. Se puede usar, y eso es lo más recomendable, un formulario que está en la página web del Comité, bajo el Alto Comisionado de Derechos Humanos, tenemos nuestra propia página, y ahí están esos formularios. Pero no es un requisito legal. También se puede escribir un correo electrónico, siempre y cuando la información básica que necesitamos para iniciar una acción: identidad de la persona desaparecida, dónde fue, en qué circunstancias, si tienen alguna sospecha de quién podría ser, etcétera.

Una vez que presento la acción, y conoce el Comité, ¿cuál es el siguiente paso del Comité?

En el siguiente paso, decidimos la admisibilidad. De hecho, escribimos una carta al Estado. Eso lo hacemos normalmente, dentro de las 24 horas. Lo que es una velocidad muy poco común en Naciones Unidas. Estamos orgullosos de mantener ese ritmo. Le damos al Estado 15 días normalmente para responder qué ha hecho, qué ha podido averiguar sobre el caso, y sobre eso siempre también informamos a los autores de la petición. Y eso sigue. Cuando el Estado contesta, le copiamos a las personas, a las familias, la respuesta del Estado, y les solicitamos su comentario: ¿es cierto, concuerda con lo que ustedes han visto, o hay otros elementos? Y así, tenemos acumulados en algunos casos decenas de cartas entre las tres partes.

¿Y los resultados?, ¿Los Estados responden generalmente?

Los Estados responden, con pocas excepciones, a la petición del Comité de informarnos qué ha pasado, qué han hecho, qué tipo de investigación han llevado a cabo. Si el resultado es que encontraron a la persona desaparecida, no puedo decir que son muchos los casos. Sí los hubo. Incluso, algunos con vida, pero la mayoría de los casos tenemos estas acciones urgentes, todavía abiertas. El caso –eso también lo dice la Convención- se cierra solo cuando se encuentra a la persona. Y en el caso de que esté muerta, cuando la familia lo reconoce como la persona desaparecida, el caso se puede cerrar.

Usted nos comentó que este es un mecanismo diferente a los otros mecanismos. En qué se diferenciaría a los otros comités, y a los mecanismos que tienen los relatores de las Naciones Unidas.

En cuando a los otros comités, hasta donde yo sé, ningún comité tiene una acción urgente como lo tenemos nosotros. En cuanto a las relatorías, sí. Ellos tienen mucha más libertad de acción. Nosotros solo actuamos en el marco estrictamente de la Convención. Los relatores no tienen esas excepciones. Por ejemplo, el grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas -que es una relatoría de cinco personas- también hace acciones urgentes, pero como tienen todo el mundo mirando, podríamos decir, que no pueden, que no tienen la capacidad de hacer un seguimiento tan cercano como lo hacemos nosotros, en una convención donde por el momento cubrimos no mucha más que la cuarta parte de los Estados del Mundo.

¿Podría una persona presentar una acción urgente al Grupo de trabajo, al Comité, al Sistema interamericano de protección, o no?

No. En cuanto al Sistema interamericano está muy claro. Hay una incompatibilidad. Si un caso está ya en otro sistema, no lo vamos a recibir nosotros. En cuanto al Grupo, recomendamos también que no se haga porque no sirve para nada si dos órganos hacen lo mismo sobre el mismo caso. Duplicamos el trabajo para el Estado, duplicamos el trabajo para Naciones Unidas, pero no duplicamos el efecto. Por lo menos no veo ningún argumento que sostenga esto. Así que recomendamos fuertemente decidirse a qué organismo uno dirige su queja.

Profesor, ¿podríamos hablar un poco sobre el sistema de peticiones del Comité?; ¿cómo funciona?, ¿cuáles son los requisitos para acceder?, ¿cuáles han sido los resultados del Comité?

Las peticiones de individuos ante el Comité por una violación de la Convención. El funcionamiento de nuestro Comité es parecido, por no decir igual, a los de los otros comités, como el Comité de derechos humanos, Comité contra la tortura. Es decir, ahí sí el requisito es acotamiento de los procesos nacionales siempre y cuando sean accesibles. También es un procedimiento cuasi legal. O sea, el caso se analiza con mucho más rigor, ya en la etapa de admisión. Porque realmente debemos contar con elementos que puedan constituir una infracción a un artículo de la Convención. Una vez aceptado el caso, se pide la opinión de las partes. El Estado tiene todo el derecho de presentar su versión, y finalmente, el Comité decide. Eso quiere decir, que el plazo mínimo es un año. Porque siempre es el Comité en sesión que toma estas decisiones. Y hemos tenido un solo caso, hasta ahora, que vino de Argentina, y el Comité ha decidido que sí fue una violación de la Convención y le ha dado una serie de recomendaciones al Estado argentino para enmendar la falta.

El Comité tiene la potestad para declarar la violación de la Convención y ordenar reparaciones

Una reparación en este caso, no hemos ordenado. En ese caso, el desaparecido resultó ya muerto, entonces no hemos decretado una reparación, pero sí hemos dicho al Estado que hay que reparar el daño sufrido a la familia que en vano ha estado buscando a la persona. Pero más allá de ello, es también enmendar los procedimientos para que ese tipo de casos -porque el señor fue desparecido dentro de una cárcel lega- no puedan repetirse.

Bookmark and Compartir
icono vistos 275