Lorenzo Bujosa: "La técnica de oralidad ayuda a resolver juicios de todo tipo"


Publicado: 30-01-2018

Por Víctor Granda
Docente del Área de Derecho

Preguntamos al doctor Lorenzo Bujosa sobre sus actividades académicas en la Universidad de Salamanca, en relación con su cátedra de derecho procesal y en el Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal

Yo soy catedrático de derecho procesal, profesor en pregrado en la carrera de derecho y de criminología, en algunas maestrías y, también, coordinador del doctorado de administración, hacienda y justicia en el estado social, un doctorado investigativo en el que se llevan varias líneas desde el derecho administrativo, el derecho tributario, el derecho procesal, la historia del derecho, el derecho al trabajo y algunas más, también, derecho constitucional para investigar en materias novedosas de último momento sobre los problemas del derecho procesal.

Nos interesaría saber, especialmente, ¿cuál es su evaluación de la aplicación de las técnicas, fundamentalmente, de oralidad en los diferentes procesos y, especialmente, en las innovaciones que en el área del derecho procesal se han hecho en España y en América Latina.

Ha sido una aplicación desigual. En España teníamos tradición en la oralidad en lo penal y ha sido más novedosa la innovación en la oralidad civil. No ha habido grandes problemas por esa tradición que teníamos en la oralidad penal, ha sido fácil el adaptar a los jueces que ya se habían dedicado a presidir juicios, audiencias orales penales a las situaciones civiles. Pero, en el ámbito de Latinoamérica hay situaciones desiguales, hay algunos países que se han adaptado mejor; por ejemplo, en el proceso penal chileno; yo creo que en Ecuador –por lo que estoy viendo- el código orgánico procesal general se está aplicando bastante bien. En cambio, en otros países tiene más dificultades. Hace un mes he estado en México y vi que había dificultades en la oralidad penal por falta de capacitación, por falta de formación de los jueces. En Colombia, también, han tenido algunas dificultades en lo penal. Entonces, es desigual aunque es una tendencia general en todos los países de nuestro ámbito cultural.

¿La oralidad es una solución para los problemas procesales o solo es una parte de una administración de justicia más eficaz y que llegue al objetivo real que persiguen el proceso y las garantías constitucionales en beneficio de los ciudadanos?

Yo creo que en la mayor parte de los procesos, la oralidad es un avance. No hay que mitificar demasiado la oralidad. En algunos casos, la oralidad sí tiene sentido; en otros, por las propias circunstancias del caso, es mejor otras vías: un monitorio para el uso de documentos, en que no haya una vista oral. No hay que mitificar la oralidad. Pero, yo creo que el hecho de ver al juez; de que previamente los actores jurídicos puedan debatir; contradecir sobre el caso concreto delante del juez que va a decidir, objetivamente, es algo avanzado, es algo bueno. Por tanto, yo creo que tiene una parte buena, pero no es la solución a todos los males.

Usted es vicepresidente del Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal, una institución de mucha tradición e influencia en varios países. ¿Cuáles son las actividades principales de este Instituto y cuál es la programación inmediata, para que los abogados y los centros académicos la conozcan?

El Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal se creó en el primer aniversario de la muerte de Eduardo J. Cuoture, eminente procesalista uruguayo y se han cumplido, justamente este año, 60 años de la creación de este benemérito Instituto. El Instituto se ha dedicado a estudiar, a proponer reformas procesales dirigidas a todos los países de Latinoamérica y, también, de Portugal y de España y su principal actividad es reunirse cada dos años organizando unas jornadas en distintos países donde se tratan temas de última hora, problemas que son generalizados, normalmente, en todo el ámbito latinoamericano. La próxima reunión nos va a tocar a nosotros, a la Universidad de Salamanca, organizarla, en octubre 17, 18 y 19 de este año coincidiendo con el octavo centenario de nuestra universidad y, además, juntándola por segunda ocasión especial, la primera fue en Buenos Aires 2012, con la Asociación Internacional de Derecho Procesal. Entonces, va a haber una reunión de los principales procesalistas del mundo y de Latinoamérica, desde luego, donde muchos países son punteros en materia de estudio procesal. Pero, también, de Estados Unidos, de Europa, de Asia, de Japón, de China. Entonces, esperemos que sea muy fructífera. El tema transversal va a ser la prueba y sobre este y estos temas va a haber unas 10 o 12 mesas concretas que se están definiendo en estos días. Pero, ya tenemos las fechas: 17, 18 y 19 de octubre. Están invitados a asistir a Salamanca para aprender y debatir sobre todos estos temas.

A propósito de su presencia en la Universidad Andina, ¿cuál es su apreciación sobre la Universidad? y ¿cuáles son las actividades y contenidos esenciales de sus conferencias aquí invitado por la Especialización de Derecho Procesal de nuestra Universidad?

Estoy impartiendo un curso sobre teoría y práctica de la oralidad, un estudio comparado teórico-práctico, en las tardes y aprovechando, también, en la mañana para participar en la Especialización del Derecho Procesal hablando de oralidad y prueba: un debate muy interesante con juristas, que me parece que tienen un nivel muy interesante, muy bueno y tienen mucho interés para aprender y comparar de lo que se hace en otros países. He tenido, todavía, pocas clases, pero me están sirviendo, personalmente, para crecer y para aprender en materia de Derecho Procesal, entre otras perspectivas.

A propósito del octavo centenario de fundación de la Universidad de Salamanca, la más antigua y digamos el Alma Máter de todas las universidades, incluso latinoamericanas ya que al estilo de la Universidad de Salamanca se organizaron nuestras universidades hispanoamericanas, ¿cuáles son las principales actividades en el campo del Derecho y del Derecho Procesal, además de este evento internacional con el que ustedes están celebrando este trascendental aniversario?

Sí. Ese que he comentado es el principal acto con más trascendencia internacional. Pero, desde luego, durante todo el año va a haber actos más pequeños, eventos más pequeños. Ya tenemos previsto con unos juristas brasileños, el 9 de febrero, una reunión sobre Derecho Ambiental y Salud. Después, vamos a tener, también, un grupo de brasileños para hablar de Derecho Transnacional. En esas actividades voy a participar, también, como organizador. Siempre, cada año lo hacemos, y este año va a ser especial, el 2018, un foro de Derecho e Informática que organiza un directo colaborador de mi grupo de investigación. Seguramente, también, todos los años -ya se convierte en una tradición- unas jornadas sobre Derecho desde la perspectiva de género.  Tenemos, también, como concreción de un proyecto de investigación con financiación del ministerio, unas jornadas sobre proceso penal. Es decir, infinidad de actividades de unas dimensiones menores, más fáciles de manejar que ese evento transcontinental del que les hablaba antes.  

Entre sus publicaciones, profesor Bujosa, ¿cuál de ellas, le parece que más atención ha despertado en el mundo académico y, particularmente, en el ámbito del Derecho Procesal?

Principalmente, yo diría que la de la línea de investigación que se inició con el estudio de los procesos colectivos. Mi tesis doctoral fue sobre la protección jurisdiccional de los intereses de grupo y ese sigue siendo un problema actual, una necesidad actual que en España, por ejemplo, ahora tenemos algunos problemas concretos de clientes bancarios que no están utilizando la vía de los procesos colectivos y sería ideal para hacerlo. Hay problemas prácticos y eso sigue siendo una cuestión pendiente de continuar. Es decir, yo construí y traté de construir unos conceptos de partida. Pero, todavía hay materia para hacerlo. Luego, otra vía de investigación ha sido la cooperación jurídica internacional y, estrictamente, la judicial que en Europa, la construcción de un espacio judicial europeo, es apasionante. Esas dos, entre otras muchas publicaciones, con esas dos líneas son las que me han llamado más la atención durante mi carrera investigadora.

Bookmark and Compartir
544