Las ceremonias de graduación se celebran con emotividad


Con su vestido blanco y cuatro años, Martina miraba con ilusión y alegría a su madre, Andrea Paola Hidalgo, quien se graduó esta semana de la Especialización Superior en Derecho Constitucional, otorgado por la Universidad Andina Simón Bolívar, Sede Ecuador.

Desde antes de que se inicie la ceremonia, la niña permanecía atenta para encontrar con la mirada a su madre. Estuvo junto a su padre, abuelos y otros familiares en la fila que se formó a las afueras del Salón Olmedo, llegando hasta los exteriores del edificio.

Mientras tanto, en una sala contigua, los graduandos se vestían con la toga. Con la ayuda del personal administrativo, salían con toga y bufanda ya listos. En medio de la algarabía, cada estudiante estaba pendiente de cada detalle. “Yo voy a dejar esto en mi cartera, porque dijo nada de carteras”, se escuchaba decir a una de las estudiantes.

Milton Tinizaray, Santiago Vallejo y Judith Yánez, de la maestría en Derecho bromeaban entre ellos, y apuraron su paso al llamado: debían ya colocarse en fila para ingresar al Salón Olmedo.

Con el tedeum ceremonial de inicio, ingresaron las autoridades: el rector César Montaño Galarza; y los coordinadores académicos Elisa Lanas, Agustín Grijalva, Adriana Rodríguez, y Juan Carlos Mogrovejo.

Luego de la instalación del acto, ingresaron los estudiantes, que se sentaron en las sillas reservadas para ellos. Martina levantó el brazo emocionada al ver en una de las seis pantallas, a su madre: “ahí está”. El padre también festejaba con ella. Sus ojos claros brillaban, y luego la buscaban entre los estudiantes.

Ellos, con birrete en mano, asentado en sus piernas, escucharon las palabras del rector. “Esta noche ustedes cierran un ciclo muy importante de su proyecto personal. Un ciclo que seguramente ha implicado realizar muchos esfuerzos, porque aquí hay un nivel de exigencia importante. Por eso hay que celebrar. Esta universidad es consciente del esfuerzo de ustedes”.

Uno a uno, pasaron los graduandos a recibir su título de manos del rector y de los coordinadores académicos, ocasión también que fue retratada en fotografías de cada estudiante. Martina saltó de los brazos de su padre, para correr al costado izquierdo, frente al podio, desde donde podía tener mejor vista para el momento en que pasara su madre. “Mami, te amo”, le dijo desde lejos, mientras su abuelo, médico traumatólogo, le amarcaba nuevamente en brazos. El festejo posterior: irían a comer pizza, según contó.

Para ello, debían esperar a que se incorporen los graduandos de las especializaciones superiores en Economía Popular y Solidaria; Derecho Constitucional; Derecho Penal; y de las Maestrías en Derecho Constitucional, Derecho Penal y de Derecho.

En el público, un mar de celulares se alzaba entre flashes y luces. Quienes estaban sentados en la parte de atrás, se conformaron con tomar foto a la pantalla más cercana que tenían. Otros, se pusieron de pie y caminaron hacia la parte de adelante para retratar el momento.

Abrazos y fotos grupales cerraron la noche a las afueras del Salón Olmedo.

En las próximas ceremonias, se graduarán estudiantes de las siete áreas académicas restantes.

STR

NOTICIAS
La Universidad Andina Simón Bolivar anuncia la apertura de la convocatoria 2015 de programas de doctorado, maestría de investigación (internacionales y nacionales), maestría profesional y especialización superior.
...