0
1
2
3

Seminario: el caso Odebrecht desde el periodismo, la empresa y la justicia


Publicado: 06-07-2018

Con el paraninfo de la Universidad Andina Simón Bolívar lleno, se realizó el seminario internacional Lucha Anticorrupción, cooperación eficaz y ética empresarial, el pasado 13 de junio. La ceremonia de apertura estuvo presidida por el rector César Montaño.

Julio César Trujillo, presidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, fue el primer expositor, para quien el tema del encuentro es de actualidad, “aunque no debería ser para nosotros de actualidad”. Con este guiño humorístico comentó cómo la corrupción está presente en el Estado y en el sector privado, idea compartida por el resto de panelistas organizadores. Diego Villagómez, presidente de la Cámara de Comercio Ecuatoriano Brasileño; Felipe Espinosa, director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Ecuatoriano Americana; Geoffrey Schadrack, agregado comercial de la Embajada de Estados Unidos en Quito, y Murillo Fernandes Gabrielli, agregado comercial Embajada de Brasil.

Para César Montaño, rector de la Universidad Andina Simón Bolívar, es necesario que la academia analice la problemática, puesto que se “evidencia una crisis de valores”. Señaló que “también hay corrupción en el sector privado. La Universidad fue víctima de la corrupción política. Abusar del poder es también corrupción”.

Durante el día, hubo tres mesas en las que se abordó la lucha anticorrupción desde las perspectivas periodística, empresarial y jurídica.

La primera mesa fue la de “Perspectiva periodística y ciudadana”, moderada por la docente Saudia Levoyer, en la que participaron los periodistas Juan Carlos Calderón (Ecuador) y Gustavo Gorriti (Perú). Se refirieron a cómo el periodismo investigativo ha contribuido en el descubrimiento de hechos de corrupción y a que la sociedad los conozca. 

El “Museo de la corrupción” es el proyecto de investigación periodística presentado por Juan Carlos Calderón. Realizó un recorrido a la página web que construyeron, mientras explicaba que la idea surgió a partir de que la ciudadanía conociera la creación de un espacio de museo de los regalos recibidos en el gobierno del expresidente Correa, en Carondelet. 

En el portal, se visualiza una galería de casos para leerlos aleatoriamente. Suman 54 casos disponibles en el menú. Sin embargo, Calderón señala que aún tienen investigaciones por procesos que duplicarán la cifra. 

Para continuar con su analogía, Calderón explicó que clasificaron los casos por salones: obra pública; contratos; petróleo y minería; lavado, banca y tráfico; coimas, familia y títulos. Dio lectura al nombre de cada caso. La lista parecía no terminar, por lo que él mismo comentó con ironía “no se cansen”, y siguió con el resto de nombres. Luego confesó: “el mayor temor que tengo es a la corrupción de la memoria”, refiriéndose a cómo quienes hace tres años eran “adalides de la corrupción”, pueden volver al poder tiempo después. 

La intervención del periodista Gustavo Gorriti giró en torno a la arquitectura que había armado Odebrecht para hacer funcionar su maquinaria de coimas. Desde el periodismo declaró que “una investigación a profundidad nos permite explorar a dónde, por qué, para qué, de qué forma, con qué tecnología se llevaron a cabo los actos de corrupción”. 

En la segunda mesa, Savio Lima, gerente general de HalliBurton Ecuador, prefirió hablar de pie, con micrófono en mano. Expuso la experiencia de cómo esta empresa implementó metodologías para crear conciencia en sus empleados. Entre las medidas fue la creación de un departamento de cumplimiento dedicado a realizar un seguimiento del cumplimiento del código de conducta. 

El contraste fue notorio con la intervención siguiente. La empresa Odebrecht contrató recientemente a Margarida Smith, como directora de Conformidad en Sao Paulo. Ya Gorriti había explicado que la justicia de Brasil sostenía la idea de que no debían cerrarse las empresas, sino seguir un proceso de saneamiento. Para esa tarea fue contratada Smith. 

Con tono sereno admitió que la empresa está consciente de que perdió credibilidad, respeto y reputación, además de que deberá pagar multas durante los siguientes 23 años. Pero dio los argumentos por los que la firma “merece una segunda oportunidad”. Destacó que nunca fue cuestionada la competencia técnica de la compañía.

Enlistó los principales cambios que se han realizado: la colaboración eficaz, el cambio del consejo de administración; contarán con monitores independientes por tres años; conformación de un consejo global experto en crisis. Todo esto –señaló Smith- para demostrar que la compañía sí está cambiando. 

Las preguntas no esperaron, y giraron fundamentalmente en torno a qué se hará para sanear la situación con Ecuador. Explicó que la negociación con Ecuador está en proceso. 

La última mesa “Perspectiva jurídica” se inició con las palabras del embajador de Brasil, Carlos Lazary Texeira. Luego, la directora de la Unidad de Análisis Financiero y Económico, Diana Salazar hizo un recuento de la inclusión de la figura de cooperación eficaz. Señaló que en Ecuador existen dos problemas: por un lado, no existe una conciencia de que se trata de una figura eficaz, además se tiene la idea errónea de que puede ser usada para cualquier delito. Salazar detalló que se trata de una metodología que se aplica exclusivamente a delitos graves.  Por ello, fue enfática al decir que “las estructuras criminales son más avanzadas a medida que la globalización avanza”, y que por tanto, el sistema judicial también debe encontrar nuevas metodologías para la investigación. 

Y el caso Odebrecht resulta el mejor ejemplo, señaló. El uso de la delación premiada o cooperación eficaz permitió conocer la red que había construido Odebrecht. 

Rodrigo Janot, exprocurador General de Brasil

La intervención de  Rodrigo Janot, exprocurador general de Brasil, permitió comprender la dimensión de la investigación, no solo en las repercusiones ya conocidas públicamente, sino en cómo fue el proceso investigativo judicial. 

En la investigación –detalló- se negoció con 120 colaboradores. La primera complejidad, explicó Janot, es que el colaborador debe admitir que integra una organización criminal; confesar sus crímenes. Además, decir quiénes están dentro de la red y cómo operan. 

Janot explica que la colaboración “es un medio de prueba, de obtención de la prueba”. A partir de estas premisas, Janot dedicó su charla a detallar el proceso de investigación: la planificación, que incluye también el tamaño de la sala en donde se dará el encuentro. “Entre los problemas que se encuentran está que el criminal cree que está siendo perseguido; que se continúa viendo  al colaborador como un reo, o la existencia de fallas de comunicación”. 

Incluso que el colaborador se muestra en un inicio como víctima del sistema. A medida que avanza el proceso, explica Janot, admite que ha cometido crímenes. Entonces, se negocian la rebaja de pena y multas como premiación a la colaboración en la investigación. 

Luego de mostrar fotografías de las carpetas apiladas sobre una mesa, soltó un dato que impactó al público del Seminario: solo en la investigación denominada Lava Jato existen 900 teras de información. 

Mientras los presentes asimilaban la información, se preparó la mesa directiva para recibir al fiscal general del Estado, Paúl Pérez Reina, y al rector de la Universidad Andina, César Montaño. Para el Fiscal, es necesario “tener instituciones independientes y sólidas”. Sostiene que “la corrupción es una forma de criminalidad”. Señaló que en una escala internacional de corrupción, del 0 al 100, Ecuador ocupa el puesto 39. 

César Montaño dio por clausurado el seminario, luego de pedir un compromiso a todos los organizadores de realizar un nuevo encuentro para hablar sobre transparencia, porque al igual que los temas medioambientales o de derechos humanos, la corrupción y la lucha para combatirla también se sitúan en la agenda mundial. “Eso justifica que hagamos estos esfuerzo para seguir pensado soluciones, porque está en juego un mejor futuro para la sociedad”. 

STR

Bookmark and Compartir
683
NOTICIAS
Hace pocos días se presentó de manera pública esta iniciativa del Área de Gestión de la Universidad Andina Simón Bolívar, y que con su nombre rindió homenaje a su director fundador, al cumplirse 10 años de su fallecimiento....