La acreditación internacional de la Universidad Andina Simón Bolívar


Por Carlos Landázuri Camacho
Docente del Área de Historia / Coordinador de la Unidad de Apoyo Tutorial

El 9 de mayo de 2015, en un memorando de la Comisión Andina de Evaluación y Acreditación, integrada por los reconocidos académicos internacionales Michael Handelsman (Estados Unidos), Vicente Guzmán (España) y Javier Sanín (Colombia), dirigido a algunos funcionarios de la UASB-E, ellos expresaban lo siguiente:

Quisiéramos felicitarlos por haber asumido con seriedad y constancia la coordinación y dirección de este proceso arduo de autoevaluación que ya lleva siete años.  El informe [de Cumplimiento del Plan de Mejoramiento y Fortalecimiento Institucional 2011-15] es sustancioso, meticuloso y ampliamente documentado que evidencia un verdadero compromiso institucional con cumplir plenamente con los objetivos planteados en el Plan de Mejoramiento y Fortalecimiento Institucional 2011-2015.

Todavía faltaba la parte quizá más ardua del trabajo de la Comisión, que a fines del mes de julio le llevó a otorgar a la Andina, por segunda ocasión, la acreditación internacional, que le había sido concedida por primera vez hace cinco años, en julio de 2010.

Ese informe era, pues, solo una parte del largo proceso de acreditación. Cito aquí la opinión de la Comisión porque para mí expresa bien el tema de fondo: La UASB-E ha obtenido ese reconocimiento porque ha asumido el compromiso de evaluar con objetividad cada aspecto de su acción institucional, establecer sobre esa base objetivos concretos de mejoramiento y hacer lo que sea necesario para cumplirlos. Y todo eso en forma permanente, día tras día, año tras año, porque la Andina sabe que la excelencia académica no es algo que se consiga de una vez y para siempre, sino algo por lo que hay que esforzarse todos los días.