UNIVERSIDAD ANDINA
SIMÓN BOLÍVAR

Ecuador

Ministerio de Educación y Cultura

 

 

 

BACHILLERATO TECNICO POLIVALENTE






 

EL PERFIL INICIAL DEL ALUMNO
LOS OBJETIVOS CURRICULARES
LOS AMBITOS DE FORMACIÓN
EL PERFIL GENERAL DEL GRADUADO
EL PLAN DE ESTUDIOS
DESCRIPCION BASICA DE LOS CURSOS Y ACCIONES.
METODOLOGIA PARA EL TRABAJO DIDACTICO

METODOLOGÍA PARA LOS CURSOS CON RELEVANCIA EN LA APREHENSION DE CONOCIMIENTOS
METODOLOGÍA PARA LA APREHENSIÓN DE PROCEDIMIENTOS TECNICOS.

iINSTRUCCIONES BASICAS PARA LA PLANIFICACION MICROCURRICULAR

SISTEMA GENERAL DE EVALUACION CURRICULAR
EL AMBITO DE LA RELACION CON EL MUNDO DEL TRABAJO
ORIENTACIONES PARA LA ADMINISTRACION CURRICULAR
ORIENTACIONES PARA LA IMPLANTACION
ORIENTACIONES PARA LA APLICACION
BIBLIOGRAFIA
A N E X O 1:
EL BACHILLERATO TECNICO INDUSTRIAL
A N E X O 2:
BACHILLERATO TECNICO EN ADMINISTRACION
A N E X O 3:
BACHILLERATO TECNICO EN INFORMATICA

 

 

 

 


I. BASES CONCEPTUALES DE LA PROPUESTA CURRICULAR

Las bases conceptuales en las que se enmarca la presente propuesta curricular se refieren a cinco ámbitos frente a los cuales se realiza una toma de posición teórica y técnica: el currículo y el ser humano; el currículo y los pilares de la educación; el currículo y la formación técnica; el currículo y su proceso de diseño; el currículo y sus definiciones básicas.


1.1 El currículo y el ser humano.

Frente a la vigencia generalizada de sistemas sociales con orientaciones hacia la producción y al crecimiento económico es necesario ampliar el paradigma educativo orientándolo hacia el desarrollo humano, para unos considerado como el proceso que conduce a la ampliación de las opciones que disponen los seres humanos para: poder tener una vida larga y saludable, poder adquirir conocimientos, poder dominar tecnologías y poder tener acceso a los recursos necesarios para tener una vida decorosa; cuatro opciones aceptadas como las esenciales para el ser humano, pues cualquiera otra oportunidad le será accesible en la medida en que se han logrado estas cuatro oportunidades.

Para otros, el desarrollo humano incluye también otras opciones como la libertad política, la libertad económica, la libertad social, así también como oportunidades de ser creativos, de ser productivos, de disfrutar de autorrespeto personal y de derechos humanos garantizados.

El desarrollo humano es un concepto amplio, concebido desde la perspectiva del ser humano, que incluye a los conceptos de crecimiento económico, de desarrollo de recursos humanos, de beneficiario y/o receptor de bienes y servicios y los complementa con los conceptos de mejoramiento de la calidad de la vida humana; se considera al ser humano como un fin y no como un medio, como agente de cambio en el proceso de desarrollo, a través de la ampliación de las opciones de tipo multilineal y la ampliación de sus capacidades.

Si el desarrollo tiene como objeto la plena realización del ser humano, entonces "la educación debe permitir que cada persona se responsabilice de su destino a fin de contribuir al progreso de la sociedad en la que vive, fundando el desarrollo en la participación responsable de las personas y las comunidades".

Adoptado este punto de vista para la educación técnica, esta deberá iniciar su tarea facilitando a todos la comprensión de sí mismos, la comprensión de los demás, la participación colectiva y la vida en sociedad. Del mismo modo deberá enfocar su acción hacia una formación científica que despierte la curiosidad, desarrolle el sentido de la observación e implante de forma inicial el trabajo bajo metodologías experimentales. También, deberá proporcionar a cada persona los medios para modelar constantemente su vida y participar en la evolución de la sociedad; deberá proporcionar educación en medio ambiente, en salud y en nutrición; deberá despertar la iniciativa, la capacidad de trabajo en equipo, las sinergias, la inclinación por el autoempleo y el espíritu empresarial.


1.2 El currículo y los pilares de la educación.

Es general el reconocimiento de que cuatro pilares sostienen a la educación durante toda una vida : aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a vivir juntos y aprender a ser, pilares que no pueden ser ignorados por la educación técnica.

Aprender a conocer es un aprendizaje que tiende al dominio de los instrumentos del saber y que es considerado al mismo tiempo como medio y como finalidad de la vida humana. Es medio por cuanto a un ser humano le permite comprender el mundo que le rodea y esto le permite vivir con dignidad, desarrollar sus capacidades profesionales y comunicarse con los demás. Como fin consiste en el placer de comprender, de conocer, de descubrir, placer que seguirá siempre vigente y llenando de satisfacciones a los seres humanos, a pesar de la actual tendencia hacia la adquisición de conocimientos directamente útiles, porque el incremento del saber permite comprender mejor el propio entorno, favorece la curiosidad intelectual, estimula el sentido crítico, permite descifrar la realidad y adquirir autonomía de juicio.

Aprender a hacer es un aprendizaje que se concreta en cómo aplicar los conocimientos adquiridos, por ello su relación con el aprender a conocer es muy fuerte. Dadas las condiciones imperantes en el trabajo en relación de dependencia o en el trabajo independiente, las exigencias hacia los seres humanos que en ellos se involucran, al final todos, han pasado desde la ejecución de una tarea material bien definida que se convertía en práctica rutinaria hacia un dominio más cognitivo de las operaciones y procesos del trabajo. Por ello del hacer tareísta se ha pasado al dominio de las dimensiones cognitiva, procedimental y actitudinal de los sistemas de producción, lo que significa privilegiar la formación de competencias personales por sobre la calificación profesional.

Aprender a vivir juntos es uno de los principales aprendizajes para la vida actual y futura. Consiste en la educación para evitar los conflictos y una solución pacífica de los mismos, en base del conocimiento de los demás, de su cultura, de su espiritualidad, en base del conocimiento y el reconocimiento de la diversidad, todo mediante un proceso gradual de descubrimiento del otro, que comienza con el conocimiento de uno mismo, y de la participación en proyectos comunes, en donde se favorecen las posiciones de convergencia más que aquellas de divergencia.

Aprender a ser que se refiere al desarrollo global de cada persona a través de aprender a desarrollar cuerpo y mente, inteligencia, sensibilidad, sentido estético, responsabilidad individual, espiritualidad, logro de un pensamiento autónomo y crítico, capacidad para elaborar juicios propios, para tomar decisiones autónomas frente a la vida.


1.3 El currículo y la formación técnica.

Las orientaciones de los currículos para la educación técnica deben enmarcarse en una política general que, para el presente caso, tiene dos componentes:
· uno, de aplicabilidad general y referida a la orientación de diseño que atiende las necesidades sociales, es decir de la demanda, y que se contrapone a la tradición de hacerlo desde las percepciones de los involucrados en la oferta;

· el otro, que se refiere a la gradualidad que la educación técnica debe atender. Sobre los aprendizajes iniciales referidos a las técnicas que el ser humano adquiere en la educación básica, es necesario enfrentar en el bachillerato una educación con enfoque de especialidad, es decir del dominio global y polivalente de un ámbito de desarrollo y de desempeño personal que tenga relación con las preferencias vocacionales, también generales, de los jóvenes y que, además, les permita complementar aquellos otros aprendizajes que fundamenten un desarrollo humano acorde con las características de su segmento de edad; en la educación de posbachillerato, actualmente en proceso de consolidación como una opción de educación superior, deberá enfrentarse la especialización, comprendida como el dominio profesional de un componente específico de cierto ámbito de desarrollo que tiene relación directa con las profesiones en sus diferentes formas y niveles.

Respecto de la satisfacción de las necesidades de la demanda, la educación técnica merece especial atención en el país pues constituye una vía de solución a algunos problemas sociales que, para el presente caso, se desea focalizarlos en las siguientes realidades: existe un generalizado ejercicio del trabajo sin base de formación para ello; es preocupante el índice de desocupación respecto del cual la incidencia de la falta de formación es significativa; los trabajadores en ejercicio son generalmente "rutinarios que poseen bajo dominio de los contenidos fundamentales de matemáticas y lenguaje" ; "trabajadores con formación de ciclo básico o de bachilleratos en humanidades modernas que no son los espacios más idóneos para formar recursos humanos calificados para el trabajo" ; trabajadores con escasa participación en el desarrollo de tecnologías de productos propios, de procesos propios y de organización adecuada.

Aparte de las realidades mencionadas existen muchas otras razones que ratifican la necesidad de modernizar las propuestas de formación técnica, proceso que debe ser iniciado a partir del consenso general sobre la necesidad de enfrentar una adecuación del enfoque curricular utilizado para esta línea de formación, adecuación que debe entenderse como el acercamiento del currículo de la educación técnica al enfoque de competencias, cuando no su adopción integral. Esta necesidad se aprecia como pertinente por cuanto "en estos tiempos es difícil participar en un debate sobre formación para el trabajo, y en sus diseños, sin que surja la palabra 'competencias' como una vía mágica que soluciona los problemas y cuestionamientos que el cambio de la tecnología y la globalización económica han impuesto a las antiguas maneras de vincular las calificaciones con la formación profesional"

Entonces la adecuación curricular de la educación técnica ecuatoriana se concretará cuando se logre adoptar el enfoque de competencias como directriz del diseño de los currículos, cuando la aplicación de este enfoque considere que es necesario realizar adaptaciones considerando las características de formalidad y los regímenes del sistema de educación regular, y cuando el currículo sea considerado como una estructura técnica que tiene sentido respecto de una institución educativa en particular y su diseño se descentralice hasta este nivel.
Un currículo por competencias inicia con el conocimiento profundo del mundo del trabajo, espacio social de futuro desempeño del graduado, relacionado con los ámbitos de especialidad técnica que ofrece el colegio. En él existen condicionantes de conocimientos, procedimiento y actitudes específicos que deben ser atendidos por los currículos institucionales si se desea dar solución a las necesidades sociales de desarrollo humano, del desarrollo de competencias para el trabajo y apalancamiento del trabajo como medio de acceder a las oportunidades del ser humano. Pero, todas estas necesidades son cambiantes lo cual obliga a estar atentos a dichos cambios, que además ocurren fuera de la institución educativa, a fin de atender con oportunidad a una práctica permanente de mejora continua de la calidad del currículo.